Me aburrió Sketch

No pretendo escribir un manifiesto en contra de Sketch, ni de las otras herramientas que hoy encabezan la lista como favoritas entre los diseñadores de interfaces. Sólo quiero plantear mi visión personal acerca del uso innecesario de estas herramientas sobre todo para quienes tenemos experiencia escribiendo HTML/CSS, y optar por ellas a la hora de diseñar nuevas interfaces, y de paso hacer una invitación a perder el miedo.

Soy un diseñador dedicado a la experiencia de usuario hace varios años y desde hace muchos más, he dedicado tiempo a aprender e investigar permanentemente sobre los procesos de diseño y herramientas disponibles que nos ayudan a hacer mejor nuestro trabajo. Entre esas, hay un par que conocí en los últimos años y que he usado bastante, porque me parecen excelentes y porque hacen una dupla genial: Sketch +Invision.

Pero como decía al principio de este post, no lo escribo para hablar mal de estas herramientas, sino que para explicar porqué (enhorabuena, como dicen los españoles) me aburrí de ellas.

La maravilla de Sketch

Primero que todo, me gustaría decir que considero a Sketch una maravilla. Aunque lamentablemente sea sólo para usuarios de Mac. Sé que muchos consideran caros los Mac (con mucha razón) y otros tantos los detestan, así que mucha pena por los Windows/Linux users, que se la pierden.

En su última versión desarrollaron interesantes mejoras y complementos dentro del software para manejar mejor los objetos y hacerlos más inteligentes a la hora de repetirlos (los overrides) y un sin fin de otras cosas muy geniales. Además de tener una interfaz simple y amigable, ideal para diseñadores que se formaron usando Illustrator de Adobe (o el prehistórico Freehand) e incluso los que se aventuraron con Phostoshop para hacer interfaces en el pasado y sobre todo para los viudos del difunto Fireworks. Y que además de todo eso, tiene full integración con Invision, una plataforma web para crear prototipos, igualmente genial. Pero que sin embargo insisto, me aburrí de usarlas.

¿Por qué me aburrí?

Todos sabemos o creemos que escribir código supone una dificultad extra que puede verse reflejada en el tiempo. No obstante es un pro excepcional para el proceso de la implemementación en desarrollo. Y ahí hay un punto insuperable.

Por lo tanto, si yo sé HTML, ¿para qué gastar el doble de tiempo dibujando interfaces en Sketch (o el software que sea) y luego armando un prototipo en Invision (o el software que sea), si lo puedo hacer directamente en código?

Algunos podrán alegarme que HTML no es muy flexible o mejor dicho, tan rápido de manejar a la hora de probar si esto queda mejor de una manera u otra, que es lo que hacemos todos los diseñadores cuando estamos “creando”. Sin embargo, si estamos en un proceso de diseño de experiencia de usuario, habremos pasado por fases previas donde las interfaces estarán precedidas por wireframes que al menos fueron “microvalidados”. Entonces al momento de ponernos a trabajar en un prototipo, generalmente ya tenemos una base y un layout predefinido.

Así que, meterse directo al código es algo bastante lógico. Y para lo único que se justificaría gastarse un poco de tiempo usando Sketch, sería para trabajar un look and feel más prolijo. Para decidir cuál será el estilo visual que tendrán las interfaces de lo que estamos diseñando. Basta con probar algunos botones, algunos campos de formulario, y uno que otro detalle más y ya. Sólo bastará con diseñar una pantalla y tenedremos todo lo que necesitamos. No es necesario seguir gastando tiempo ahí, diseñando cada una de las interfaces porque será tiempo perdido. Y si a eso le sumas que las interfaces tienen que ser responsive, más tiempo perdido.

Hoy día, en web existe una amplia variedad de frameworks que nos facilitan la vida al hacer código, incluyendo sus microinteracciones, y lo mejor de todo, es que tienen abordado el responsive web design. Bootstrap, es el mejor ejemplo.

Perder el miedo a cerrar Sketch y abrir Sublime

Algunos también podrán insistir aquí que escribir código es mucho más lento. Pero creo que eso es una aseveración planteada desde el miedo. Un miedo que también tuve por mucho tiempo, debo reconocerlo. Pero ya por fin, es parte del pasado.

Así que, me decidí a cerrar Sketch definitivamente y lanzarme a prototipar directamente sobre HTML/CSS, lo que me ha dado muy buenos resultados, incluso en rápidos sprints, donde sólo hay un día para hacerlo.

Contaba con una ventaja que no estaba aprovechando sólo por miedo. O me había encantado tanto usar Sketch que me estaba olvidando lo genial que es mirar tu prototipo funcionando casi de verdad, adaptado en diferentes dispositivos y que cambiando un par de líneas de código o reglas de CSS podía hacer mucho más (y mucho más rápido) que duplicando artboards en Sketch o peor aún, simulando las interacciones después en Invision.

Lo mejor de todo esto, es que un prototipo HTML, es algo que agradecerán mucho los desarrolladores, que no necesitaran tener que tomar el Invision, y mirarlo para tratar de replicar las interacciones o mirar las interfaces del manual de diseño que tuviste que hacer en Zeplin o en PDF, para imitar las interfaces, con todos sus detalles. Así entonces, cuando el software esté terminado, no existirá ese maldito GAP entre lo que diseñaste en Sketch y lo que terminó resultando. Incluso harás un diseño responsable, probado de que lo que propones efectivamente se puede hacer.

¿Entonces estoy sugiriendo no usar más Sketch?

No, en absoluto. Pienso que Sketch es genial para modelar, para el momento de la “creación” y perfeccionamiento del look and feel. Es mucho más amigable que HTML para ello, porque nos permite con soltura, probar, mover, cortar, pegar, repetir, duplicar, achicar y agrandar rápidamente. Pero en la mayoría de los casos, basta con hacerlo para una sola pantalla, y de ella obtener las medidas y posición del layout o el estilo visual de los elementos de interfaz. Los colores, sombras, bordes, tamaño de la tipografía, etc. Es lo mejor que existe para manejar y exportar assets, tipo SVG.

¿Y qué pasa con el diseño mobile?

Por supuesto que no podemos ignorar que Sketch es insuperable cuando hablamos de diseño de aplicaciones móviles. Porque aún no hay nada tan simple para nosotros, los diseñadores, con respecto a meternos en el código de apps nativas, como si lo es en web.

Sin embargo la gran nueva de era de Javascript mueve la aguja de vuelta hacia la web. Hoy por hoy, las aplicaciones híbridas, están tomando fuerza por sobre las nativas, sobre todo por lo práctico y económico que es desarrollar un sólo código. Otra razón para acercarse a HTML.

Mi consejo

Si eres un diseñador con experiencia en HTML, te sugiero que hagas como yo y cierres el Sketch, abras sublime (o el editor que prefieras) y te sumerjas en el código. O si quieres puedes compartir tu desacuerdo en los comentarios, con los fundamentos que quizás me hagan entender lo equivocado que estoy.

Si eres uno de los que no sabe mucho de HTML/CSS, y por eso no te atreves a aventurarte, te recomiendo retomar el aprendizaje y mejorar, para hacer un trabajo mucho más eficiente. Recuerda que la práctica hace al maestro.

Y si eres de los diseñadores que no se manejan nada con el código, te invito a que aprendas ya. A la larga te darás cuenta lo bueno que es trabajar de este modo.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *